A pan y cuchillo ( I ): Nem de Sitges

Creo modestamente que esta es la sección del blog que en el pasado más adhesiones entusiásticas y rechazos frontales levantó. En parte, todo hay que decirlo, a mi estilo mordaz, incluso hiriente a veces. Es mi estilo. Es la forma que tengo de manifestarme y no sólo me encanta, sino que me parece absolutamente imprescindible. A las personas, igual que a las conciencias, hay que sacudirlas. De otra forma no suelen responder a los estímulos y yo pretendo que sí lo hagan.

En el pasado hice aquí crítica de restaurantes y es lo que vais a ver aquí ahora también. Lugares que me hayan resultado singulares por su propuesta, por su resolución o por su nivel de excelencia, o.por todo a la vez. Voy a acercaros sitios que vale la pena conocer, de verdad.

Uno de ellos, con el que empiezo esta sección, es el restaurante Nem de Sitges. Últimamente vemos cada vez más propuestas de cocineros más o menos triunfantes o laureados que se pieden en una falsa modernidad o diferencia y que tienen como único argumento el conocimiento público de la figura que los anima. No es el caso del que hoy me ocupa. El Nem nace de la idea de los mediáticamente discretos Lee Coulson y Gonzalo Aguirre, de sólidas trayectorias profesionales, de proponer una idea de cocina sencilla, basada en tapas clásicas con guños de cocina internacional y de temporada, lo que lleva a reinventarlas totalmente y a obtener resultados finales asombrosos. Nunca, creo yo, se consiguió tanto con tan poco. Hay que decir que la carta cambia cada mes, y en la que pude disfrutar deguste unas bravas excepcionales, de gajo grande con piel, absolutamente rotundas, con la salsa en su punto y en el papel de complemento que debe tener; un sashimi de dorada exquisitamente cocinado, liberando todos los sabores; y las carrilladas deshuesadas, melosas y delicadas, con la condimentación necesaria para que la carne no pierda el protagonismo que debe tener. En los postres apuestan por creatividad y exotismo mezclados en su exacta proporción, abundando sabores y aromas exóticos de tal forma que es imposible elegir. En la carta de vinos, corta pero interesante, optan por propuestas menos exploradas pero más distintivas. A probar imperativamente el Juan Gil Etiqueta Plata, uno de los tintos más interesantes del mercado.

Recomiendo probar el Nem. Su carta, su propuesta culinaria y su equipo merecen mucho la pena. No os arrepentireis.

Puntuación:

Cocina: 9
Carta: 8
Servicio: 8,5
Ubicación: 7

Seguid atentos porque habrá más.

Comentarios

Entradas populares